19 febrero 2009

Las maravillas del laboratorio químico

Como no sólo de digital vive el hombre... traigo aquí un hilo para las dudas sobre el revelado de películas o papeles por el sistema químico tradicional.

La verdad es que me encanta el tema, porque yo revelaba a los seis ampliadoradefotos años, en el laboratorio de mi abuelo, y el placer de encontrarse en la semioscuridad (o la oscuridad total en el caso de la película); y controlar todo el proceso, mediante líquidos variados y papeles de varios contrastes, pues era todo un placer.
Las películas no admiten ningún tipo de luz en el laboratorio. Todo lo más, alguna muy tenue, de color verde oscuro, colocada debajo de una mesa si no quieres tropezar con las mesas. Pero es aconsejable no usar ninguna. Las películas de uso corriente son pancromáticas (pan- chromos, en griego); sensibles a todos los colores de la luz. Y eso incluye las de blanco y negro porque reciben e impresionan luces de color.
Como veis en el gráfico, una ampliadora no es más que un proyector de imágenes puesto en vertical para no tener que pegar el papel en una pared.

Y el revelado en color produce unos tonos como nunca he visto en digital. Revelar en color no es muy caro ni se necesitan grandes medios como dicen por ahí. Se puede hacer en cubetas (como en negro), sin más gastos. Cuando yo empecé con el color, hace veinte años, todos mis conocidos decían que era imposible; que había que tener unos tanques herméticos y un control de la temperatura muy estricto. Eso no es así.
Yo inventé el sistema de mantener la cubeta sobre una manta eléctrica, y tapada con un cartón duro, con el termómetro dentro de la misma. ¡Pobre invento, pero qué bien funciona!
Lo más difícil en el laboratorio de color es tener el ojo educado (y se va educando con el tiempo) para las mezclas de colores con los filtros de mezcla sustractiva: amarillo, magenta y cián. Pero son más fáciles de controlar que con la edición en RGB (mezcla aditiva) de los programas digitales; porque coincide con la educación que todos tenemos acerca de la pintura.
¿Por qué hay que usar filtros en la ampliadora sobre el papel de color?
Porque las emulsiones del papel que nos venden, más la luz de la ampliadora más cálida o menos, y el estado del líquido revelador, además de la temperatura ambiente, no pueden resolver el problema del equilibrio de blancos. Estamos trabajando con sistemas químicos y dependiendo de un proceso físico.
Tengo que hacer notar que los nombres de los colores, que usamos en la vida diaria, no son exactos. En el colegio se suele enseñar que los colores básicos son el amarillo, rojo y azul, y con esos colores se hacen las mezclas.
Pero en Fotografía tenemos que usar los nombres y tonos auténticos de los colores. En la mezcla sustractiva (la que quita parte del blanco), el amarillo es un amarillo canario, el magenta es una especie de púrpura, y el cián es de un color cielo.

La magia de ver cómo aparece la imagen en la cubeta del revelador. Y la otra magia, precedente, de sacar el negativo del tanque de revelado y ver los negativos contra un fondo blanco. Una experiencia sin igual.

Pienso que todo el mundo debería pasar por el laboratorio químico. ¿Por qué? Porque se adquiere una experiencia inolvidable, sobre contrastes, colores y tonos.

Y se aprende a exponer en la toma, como consecuencia del resultado final. Cuando te enfrentas a los problemas del revelado, vas adquiriendo poco a poco, y en pocos días, la capacidad de ver en qué te has equivocado en la toma. Y es que la toma de la foto es lo más importante. Un negativo o diapositiva o foto digital correctamente expuestos son la base de la perfección.

4 comentarios:

Fortimbras dijo...

Sí, creo que el revelado es la mejor base para aprender fotografía, pero aprender con letras mayúsculas, es aprender su sentido y su filosofía que te acompañará en el resto de la vida.
Un abrazo

José Ricardo Fernández dijo...

Es muy cierto, José Vicente. Quien ha pasado por el revelado y ver las consecuencias de las tomas, pues ya tiene el bagaje inicial.

James dijo...

Totalmente de acuerdo. Es curioso que ahora que voy a tener que empezar a buscarme la vida revelando mis propias diapositivas haya encontrado, por casualidad, tu blog donde hablas del positivado en color. Hurgaré en tu blog por si encuentro algo sobre el revelado de diapositivas, no me vendría mal ahora que tendré que hacerlo manualmente.

José Ricardo Fernández dijo...

Bienvenido, James, pero no es lo mismo revelar la película en el proceso E-6, de Kodak, que produce diapositivas en película, que plasmarlas en copias en papel, para lo cual lo mejor es el proceso Cibachrome, de Ilford.

Proceso caro pero reluciente. Todavía no he publicado nada sobre ese positivado del positivo.

Hay poca gente interesada en ese proceso Cibachrome, pero si te es urgente, lo pongo.

Abrazos, amigo.